Energías renovables no convencionales ¿Cómo está el panorama en 2017?

Colombia tiene enorme potencial para desarrollar proyectos de generación de energías renovables no convencionales; tales como la energía eólica, solar, geotérmica, mareomotriz y de biomasa.

Publicado en la revista Business Mail, disponible aquí


maciasEn temporadas climatológicas normales, casi el 70% de la producción de energía en Colombia proviene de generación hidráulica, el otro 30% se produce con energía térmica.  Las fuentes no convencionales de energía renovable no alcanzan el 1% de la matriz energética del país.

Aunque la mayor parte de la energía se genera a través de un recurso renovable como lo es el agua, depender en su mayoría de las hidroeléctricas,  se  convierte  en  un riesgo para nuestro sistema energético. En efecto, teniendo en cuenta que Colombia es un país muy vulnerable a eventos climáticos extremos, fenómenos como El Niño afectan la generación hidráulica por la sequía y la disminución en el nivel de los ríos y embalses. De hecho, el fenómeno de El Niño que se vivió en el año 2016, provocó una amenaza de racionamiento que dejó como lección, la necesidad de diversificar la canasta energética para garantizar el suministro de la demanda interna.

Nuestro país tiene un enorme potencial para desarrollar diferentes   proyectos   de   generación y  uso  de  energías  renovables no convencionales (ERNC), tales como la energía  eólica,  solar,  geotérmica, mareomotriz y de biomasa. Teniendo en cuenta  este  potencial, la necesidad de garantizar la seguridad energética  del  país,  cumplir los compromisos de reducción de gases efecto invernadero, así como generar un desarrollo económico sostenible, se expidió  la  Ley  1715 de 2014 que reguló diferentes aspectos de las  ERNC.

Con la expedición de ésta Ley se buscó contar con un marco legal para incentivar y promover las ERNC en el país. En este sentido, la citada norma estableció tres tipos de beneficios:  (i) incentivos tributarios consistentes en la exclusión de IVA a bienes y servicios, así como deducciones en la declaración de renta de las inversiones realizadas, (ii) exención arancelaria para la importación de maquinaria y equipos y, (iii) la depreciación acelerada de activos como beneficio contable.

No obstante, dentro de los avances que representa el nuevo marco jurídico para las ERNC, este subsector también enfrenta varios retos en materia de política pública, aspectos regulatorios, infraestructura, licenciamiento ambiental, y comunidades.

geotermia

Por un lado, se requiere de    una política energética mucho más contundente que promueva la expansión del sistema eléctrico, a través de un cambio en la composición de la matriz energética en favor de este tipo de energías. En lo que concierne a los aspectos regulatorios, se requiere que los trámites para la aprobación de los beneficios sean mucho más expeditos y simplificados. En este sentido, se presenta una oportunidad de mejora, racionalizando los requisitos y contemplando un procedimiento legal único y centralizado.

En materia de infraestructura, uno de los principales obstáculos para el desarrollo de estos proyectos de ERNC, se presenta en materia de interconexión, pues se hace necesario promover la instalación de nuevas líneas de transmisión  en zonas no interconectadas para viabilizar estos proyectos.

Con relación al trámite de licenciamiento y permisos ambientales, se requiere un mejor entendimiento de estos proyectos por parte de las autoridades ambientales, para facilitar su evaluación y agilizar la decisión de otorgar o no la respectiva licencia y permisos ambientales.

En cuanto a las comunidades, para estos proyectos de energías alternativas, la “licencia social” sigue siendo una variable determinante para el desarrollo de los mismos. En todo caso, los beneficios ambientales de las ERNC no los exime de los procesos de consulta previa y pueden también ser objeto de consulta popular. Sin embargo, el acceso y asequibilidad de la energía en favor de las comunidades del área de influencia, podría contribuir con su ejecución.

Con base en lo anterior, se requiere realizar mayores esfuerzos para afrontar los retos  y  superar los obstáculos que se presentan para impulsar el desarrollo y utilización de las ERNC. De esta forma, Colombia podría complementar su matriz energética y mantener tanto la confiabilidad como la sostenibilidad del sistema. De no ser así, el país no solamente podría estar volviendo a vivir un apagón, sino también quedarse viendo un ‘chispero energético’.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s