Luchar contra la corrupción es construir país

Por: Camilo Cetina, Secretario de Transparencia de la Presidencia de la República (E)

Publicado en la revista Business Mail, disponible aquí


camilo cetina

En Colombia debemos replantear la percepción que define la corrupción como un fenómeno exclusivo de ‘lo público’, que no afecta otras esferas ni aspectos sociales. Los recientes hechos de los que ha sido testigo el país son la muestra fehaciente de que la lucha contra uno de los principales enemigos de los colombianos debe darse en diversos niveles y, especialmente, en todos los sectores de la sociedad. El privado es uno fundamental.

De hecho, si vamos más allá de la divergencia público-privado, y examinamos aspectos transversales de nuestra construcción como país, encontraremos que la corrupción afecta, entre otras, nuestras posibilidades de paz y de desarrollo. Análisis realizados por el Observatorio de Transparencia y Anticorrupción del Gobierno de Colombia, dan cuenta de cómo los bajos niveles en el Índice de Transparencia (IT) corresponden a los bajos niveles en los Índices de Paz (IFEP) y de Desarrollo Humano (PNUD)[1].

Con esto advertimos entonces que, desde el sector en el que se dé, la lucha contra la corrupción es más que una simple consigna que busca evitar la malversación de los recursos públicos; es, ante todo, una contribución invaluable a la construcción de país.

Teniendo esta lectura como norte, en la Secretaría de Transparencia de la Presidencia hemos consolidado en los últimos dos años una serie de iniciativas y regulaciones que van desde el fortalecimiento de las estructuras empresariales para prevenir irregularidades, hasta la sanción de leyes, como la 1778 de 2016 -contra el soborno transnacional-.

En el ámbito preventivo hemos implementado tres iniciativas fundamentales. La primera se denomina “Empresas Activas en Cumplimiento Anticorrupción”. Un proyecto en el que las compañías se someten voluntariamente a ser evaluadas en diez aspectos entre los que se destacan el control interno y los registros contables; las políticas y los procedimientos de prevención en áreas de riesgo como patrocinios, regalos, gastos de representación y conflictos de interés. Nuestro principal objetivo es aportar al fortalecimiento y garantizar los más altos estándares de los programas anticorrupción de las empresas.

people in the shape of a magnifying glass.

La segunda iniciativa ha sido la firma de pactos de transparencia con sectores empresariales. En ellos establecemos objetivos y materializamos compromisos específicos de cada compañía con la promoción de la transparencia y la lucha contra la corrupción. Me detengo en este punto para hacer un reconocimiento a la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham Colombia) con quienes hemos suscrito un pacto al que ya se han adherido 130 empresas afiliadas.

La tercera iniciativa en materia preventiva ha sido “Hacia la integridad: una construcción entre el sector público y privado”. Un proyecto en el que, de la mano con la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC), generamos espacios de diálogo e intercambio de conocimientos entre los sectores público y privado. A la fecha hemos llegado a más de 15 ciudades del país.

Ahora bien, en el ámbito normativo, uno de los principales logros del Gobierno Nacional en el último año ha sido la sanción de la Ley 1778 –contra el soborno transnacional–. Con esta, Colombia elevó a estándares internacionales su legislación contra dicho delito, creando un régimen sancionatorio para las personas jurídicas que sobornen servidores públicos extranjeros. Sin duda, esta ley será de gran utilidad, tal y como lo demuestran los recientes hechos que ha conocido el país.

Todas estas iniciativas y medidas reconocen la corresponsabilidad del sector privado en la lucha contra la corrupción y la promoción de la transparencia. Es en equipo como esperamos adelantar este trabajo. Celebramos que AmCham Colombia esté dando aportes que van más allá del fortalecimiento de las relaciones económicas, dando paso a nuevos horizontes en materia de construcción de una sociedad colombiana más justa y transparente.

Para 2016, Colombia tiene puntajes de: 37 en el Índice de Transparencia, siendo 0 igual a muy corrupto y 100 a muy transparente; 2,7 en el Índice de Global Paz, siendo 5 la categoría “más violento” y 0,7, ubicándose en “medio desarrollo” según el Índice de Desarrollo Humano del PNUD.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s