El desarrollo del campo debe ir acompañado de la reducción de la pobreza rural

  • Una exitosa transformación del campo está ligada a la reducción contundente de la pobreza, tanto monetaria como multidimensional.
  • El Gobierno Nacional radicó dos proyectos de ley para fortalecer la asistencia técnica y el riego, con miras a alcanzar una mayor productividad agropecuaria.
  • El Programa POT Modernos, que brindará asistencia técnica a 108 municipios en su primera fase, será trascendental para el desarrollo del campo colombiano.

Por: Simón Gaviria, Director del Departamento Nacional de Planeación (DNP).

Publicado en la revista Business Mail, disponible aquí


simon gaviria

A pesar de la reducción en los índices de pobreza registrados en el país en los últimos años, las zonas rurales tienen marcados desafíos en esta materia. En efecto, en 2015 la incidencia de la pobreza en la zona rural era 1,7 veces la de las zonas urbanas. Para ese mismo año la pobreza, medida a través due en áreas urbanas.

Una exitosa transformación del campo pasa, precisamente, por reducir de manera contundente la incidencia de la pobreza, tanto monetaria como multidimensional, en las zonas rurales del país. El Departamento Nacional de Planeación (DNP), consciente de que esta transformación es un proceso complejo y de largo plazo, se puso a la tarea de liderar, junto con un grupo de expertos, la Misión para la Transformación del Campo (MTC).

Este estudio contiene 185 recomendaciones que buscan mejorar el desempeño del país rural en ámbitos como derechos sociales; inclusión productiva de la agricultura familiar; competitividad del sector agropecuario; sostenibilidad ambiental; ordenamiento y desarrollo territorial, y ajuste institucional para el desarrollo rural.

En materia de ajuste institucional el Gobierno adoptó las recomendaciones de la MTC, al crear la Agencia de Desarrollo Rural (ADR) y la Agencia Nacional de Tierras (ANT), entidades especializadas en la estructuración de proyectos productivos y en la administración de tierras, respectivamente. La implementación oportuna de estos profundos cambios institucionales fue posible gracias al Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, que otorgó facultades extraordinarias al Presidente de la República para realizar ajustes en el sector agropecuario.

En cuanto al ordenamiento territorial, clave para el desarrollo armónico de las diferentes actividades productivas, el DNP está implementando el Programa POT Modernos, que consiste en brindar asistencia técnica a 108 municipios, en una primera fase, para la elaboración y aprobación de planes de ordenamiento territorial con los más altos estándares de calidad. Contar con POT modernos es clave para las zonas rurales, ya que se resuelven falencias de los POT actuales como la no inclusión de usos agropecuarios del suelo rural, situación que se presenta en el 60% de los POT actuales.

Happy Man Picking Tomatoes in His Vegetable Garden

Además, el DNP está fortaleciendo la política catastral, con el fin de que el país cuente con información detallada de los predios y sus linderos con estándares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que se articule el catastro con el registro de la propiedad, y que la información catastral sea un insumo fundamental para el acceso y la formalización de la tierra.

Para contribuir al fortalecimiento de la inclusión productiva y la competitividad rural, el DNP está liderando la Misión Logística y de Comercio Exterior, que tiene el objetivo de reducir el costo logístico del país en 30% a 2030. Las recomendaciones de esta Misión son clave para el sector agropecuario, toda vez que las pérdidas anuales de alimentos en etapas logísticas equivalen a 1,9 millones de toneladas, valoradas en $3,4 billones.

Es importante resaltar que la transformación del campo depende estrechamente de la existencia de un sector agropecuario con altos índices de productividad y competitividad. Para tal fin, el Gobierno Nacional radicó dos proyectos de ley en el Congreso que buscan fortalecer la prestación de dos bienes públicos claves para alcanzar una mayor productividad agropecuaria: asistencia técnica y riego.

La importancia de estos dos bienes públicos no se puede subestimar. A modo de ejemplo, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que el riego y un paquete tecnológico adecuado incrementan en 3,3 veces la productividad (kilogramos por hectárea) de un cultivo de cereales que utiliza 6 mil metros cúbicos de agua por hectárea. Estos proyectos de ley buscan, principalmente, materializar este potencial de incremento de productividad, al mejorar la cobertura de estos dos servicios públicos, pues 16,5% de los productores reciben asistencia técnica y solo 7% del área potencial tiene riego.

La rápida y eficaz implementación de estas estrategias será la base para lograr la transformación del campo colombiano. Desde el DNP estamos listos y continuaremos consolidando las políticas públicas para que dicha transformación sea una realidad lo antes posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s