Los retos que impone la reforma tributaria en el ámbito internacional

Las compañías del país deben prepararse para cumplir con los nuevos requisitos y cambios de tributación internacional que contempla la reforma.

Publicado en la revista Business Mail, disponible aquí


DOS

La reforma tributaria trae importantes cambios en materia de inversión y transacciones internacionales, los cuales implicarán nuevos retos tanto para extranjeros invirtiendo en Colombia, como para los colombianos que invierten el exterior. Estos son los principales desafíos a los que se enfrentarán los operadores de la inversión y el comercio internacional.

Impuesto a los dividendos

Se establece un impuesto del 5% a los dividendos que se paguen a no residentes. Tema que fue objeto de mucha discusión durante el trámite del proyecto, en donde incluso se bajó el impuesto de una propuesta inicial del 10%.

Sin embargo, aún con el 5%, este impuesto llevará a que sea más costoso invertir en Colombia, al considerar la tarifa combinada sociedad/socio, si se compara con otros competidores directos como Argentina, Chile, México y Perú.

Aquí cobrará más importancia revisar la jurisdicción desde la cual se hace la inversión, para eventualmente hacer uso de convenios para evitar la doble imposición (CDI), que puedan reducir este tributo.

Debe tenerse en cuenta que el impuesto sólo aplica para distribuciones de utilidades generadas a partir del 2017. La distribución de utilidades obtenidas hasta 2016, vía dividendo, no genera el tributo. Así mismo, las compañías deben establecer controles para soportar qué utilidades se están repartiendo y darles el tratamiento correspondiente.

Retenciones en la fuente por pagos al exterior

Se estableció para la mayoría de los pagos al exterior una retención del 15%. En buena medida esto llevará a que la planeación para tratar de caracterizar ciertos pagos bajo un concepto con una retención menor, pierda importancia.

En algunos casos, el 15% es una reducción de la retención anterior, por ejemplo regalías que era 33%; pero para otros es un incremento, como la asistencia técnica, servicio técnico y consultoría que tenían un 10%.

En muchos casos la retención se incrementa para situaciones en que existen problemas para que la misma sea tomada como crédito fiscal en otras jurisdicciones. Aquí de nuevo será relevante el uso de los CDI para disminuir la retención aplicable y/o permitir que el extranjero pueda usar ésta como crédito tributario en su jurisdicción.

Finalmente, se debe tener en cuenta que ciertos conceptos, que en el pasado no estaban sujetos a retención, ahora lo estarán, como son los pagos por actividades de administración y control realizadas en el exterior (retención del 15%), o por la prima cedida en contratos de reaseguro (retención del 1%).

Nuevas limitaciones a deducciones por pagos al exterior

Se establecen diversas reglas de limitación a la deducibilidad de pagos al exterior, en especial en relación con intangibles, para los cuales no habrá deducción por regalías pagadas a vinculados económicos del exterior o de zonas francas, por la explotación de intangibles formados en el territorio nacional. Igualmente, no se permitirá la deducción de regalías asociadas con la adquisición de productos terminados.

Se incrementan los tipos de pagos al exterior que al no estar sometidos a retención en Colombia, su deducción estará limitada a un monto equivalente al 15% de la renta líquida del contribuyente (antes de reducir ésta con los gastos limitados). Ahora, dentro de esta categoría, se incluyen los pagos a comisionistas del exterior, y los que se capitalizan para su posterior amortización.

Por otro lado, se le da la facultad a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) para rechazar los costos y gastos relacionados con pagos en los que directa o indirectamente el beneficiario efectivo sea el mismo contribuyente en una proporción igual o superior al 50%; los pagos a paraísos fiscales; y los pagos en que no se allegue certificado de residencia fiscal del beneficiario.

En todo caso, se permite que los contribuyentes defiendan la deducibilidad demostrando el propósito de negocios, lo cual podrá hacerse a través de la aplicación del régimen de precios de trasferencia. Todas estas nuevas limitaciones y requisitos darán lugar a revisar cómo se estructuran las transacciones internacionales, y la documentación y control que se hace de las mismas.

Paraísos fiscales

Ahora se denominarán jurisdicciones no cooperantes de baja o nula imposición, y regímenes tributarios preferenciales. El objetivo es que no solo jurisdicciones completas, si no también algunos tipos de entidades puedan estar sujetos a estas normas.

En todo caso, mediante decreto se deberá emitir la lista de jurisdicciones y regímenes considerados como paraísos fiscales, la cual aplicaría a partir del 2018. Mientras tanto, la lista de paraísos existentes (la cual sólo incluye jurisdicciones) debería seguir siendo aplicable.

Se debe estar atento sobre los regímenes tributarios preferenciales que sean incluidos, pues en otros países se han incluido en el listado a entidades que son comunes en las transacciones internacionales, como ciertos tipos societarios de países europeos y de Estados Unidos.

Entidades Controladas del Exterior (ECE)

Se introduce el régimen ECE que está inspirado en las normas CFC – Controlled Foreign Corporations – de otros países.

Con esta normativa, cierto tipo de ingresos pasivos o facialmente movibles obtenidos por entidades extranjeras, la cuales sean controladas por contribuyentes colombianos, serán gravados de manera inmediata por parte de los contribuyentes en Colombia, sin tener que esperar a recibir una distribución o dividendo por parte de la entidad del exterior.

Esta normativa traerá complejidades en su aplicación y reporte, además de poner retos a la inversión por parte de compañías colombianas en el exterior. Al respecto resulta discutible la necesidad de estas normas para Colombia, siendo un país que no es exportador de capital, e incluso, teniendo en cuenta las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de que no son una prioridad estas medidas para países en desarrollo.

Normas de beneficiario efectivo

La reforma tributaria trae nuevas obligaciones de reporte, entre ellas la de identificar e informar la persona natural que es el beneficiario efectivo de las entidades colombianas. Es de esperar que esta obligación traiga dificultades, cuando de complejos grupos societarios se trate, al igual que generará susceptibilidad por el manejo de información que en muchos casos resulta confidencial.

Como se observa, son múltiples los cambios que en materia de tributación internacional trae la reforma, y resulta importante que las compañías se preparen y adapten para convivir y cumplir con estos nuevos requisitos, buscando mantenerse competitivas en una ámbito de internacionalización.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s