La era Trump y su impacto en la relación comercial con Colombia

Los cambios en la política comercial de la nueva administración americana no serían inmediatos para Colombia, sin embargo, las definiciones que se produzcan con países como México serán referente clave para el futuro próximo.

Publicado en la revista Business Mail enero, disponible aquí


javier

Estados Unidos ha sido tradicionalmente el principal socio comercial de Colombia. En materia de exportaciones el mercado estadounidense ha alcanzado a representar alrededor del 40% de las ventas externas de Colombia, aunque el año pasado dicha participación se haya situado ligeramente por encima del 30%. Así mismo, como proveedor del mercado colombiano, el país norteamericano ha logrado una participación aproximada del 30% de las compras que provienen del exterior.

Algo similar ocurre en el campo de la inversión extranjera directa. Como país, individualmente considerado, Estados Unidos es el principal origen de los capitales que llegan a Colombia. Igual ocurre con las remesas que envían los trabajadores que han emigrado. De lejos, los Estados Unidos se ubican en el primer lugar, como origen de dichas remesas.

Por todo ello, Colombia siempre consideró que una de sus prioridades en la política comercial era tener un acuerdo con su principal socio. Como es sabido, después de varios años de negociación y de espera por su aprobación en el Congreso de Estados Unidos, se logró que el Tratado de Libre Comercio entre los dos países entrara en vigencia en 2012.

Ahora, con la llegada del presidente Donald Trump, se ha generado gran incertidumbre respecto al futuro de la relación comercial entre ambas naciones, puesto que el nuevo discurso ha estado orientado a la protección del mercado americano y la denuncia de los tratados de libre comercio, en particular el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés) y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En principio, se esperaría que los tratados que Estados Unidos tiene suscritos con los otros países de la región no se vean afectados y continúen con su dinámica, por lo menos hasta tanto se dé una renegociación del TLCAN y se definan unas nuevas reglas comerciales con México. Recordemos que este acuerdo fue el patrón de la negociación con los países latinoamericanos.

El retiro de Estados Unidos del TPP, antes que afectar negativamente a Colombia puede por el contrario beneficiarlo, puesto que si bien nuestro país había optado por quedarse fuera de este acuerdo, ya no tendrá que enfrentar la competencia de las naciones miembro del TPP en el mercado americano.

Muy probablemente, el frente donde Colombia sentirá los efectos de la nueva política comercial estadounidense, será el concerniente a la inversión extranjera directa. En buena medida, el propósito de la nueva administración es impedir que los inversionistas se localicen por fuera de ese país y para lograrlo, ha amenazado con incrementar los aranceles para aquellos productos que, con capital americano, se fabrican en China o en México.

Es indudable que este mensaje le llega a todos los inversionistas americanos que están mirando más allá de la frontera estadounidense, no solo a los que se han localizado o lo piensan hacer en China o México. No obstante, Estados Unidos no puede cerrarse herméticamente, pues tampoco le conviene.

En el caso de Colombia, es evidente que el TLC le ha servido a un buen número de agricultores estadounidenses para vender buena parte de su producción de cereales, por ejemplo, desplazando a competidores como Canadá o Argentina, países que desde que se igualaron las condiciones de acceso al mercado colombiano, han perdido participación en el mercado en favor de Estados Unidos. Igualmente, existen una serie de productos que Estados Unidos no produce y necesariamente tiene que importarlos, de ahí que, un cierre no selectivo de su economía tendría el efecto perverso de castigar a sus consumidores.

Por todo ello, se estima que los cambios de la política comercial que adelanta la nueva administración americana no serán inmediatos para Colombia. Sin embargo, es preciso estar atentos a las nuevas definiciones que se produzcan con países como México, pues muy seguramente ese será el referente para nuestro relacionamiento en un futuro próximo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s