2017: un año positivo para la inversión en Colombia

 Este año las zonas francas del país serán un aliado ideal para empresarios, inversionistas y operadores del comercio que quieran expandir sus negocios.

Publicado en la revista Business Mail enero, disponible aquí


diego.jpg

Tras la firma del acuerdo de paz en Colombia, el Gobierno Nacional no sólo dio un paso firme para dar fin a más de medio siglo de conflicto armado, también envió un mensaje contundente e histórico a los inversionistas locales y extranjeros, que se espera, redunde en un panorama de inversión positivo para el país este 2017.

Pese a las polémicas modificaciones de la reforma tributaria, la tasa de cambio, el costo de las materias primas y una probable desaceleración económica, para buena parte del sector privado este primer semestre del año comienza con un clima favorable en los negocios.

Hoy por hoy, los empresarios entienden cada vez más los beneficios de diversificar sus ingresos, generar valor agregado a sus productos y servicios, así como de internacionalizarse. Es por ello, que desde los diferentes gremios industriales se están implementando las herramientas necesarias y disponibles para interconectar distintos mercados, especialmente, donde están los consumidores potenciales.

En efecto, Colombia tiene las características para ser la plataforma proveedora y exportadora de insumos, bienes y servicios de compañías asiáticas, americanas y de la Unión Europea, gracias a sus diferentes acuerdos comerciales vigentes, ubicación privilegiada, calidad del capital humano y estabilidad jurídica que le permiten atraer a empresas e inversionistas para que transfieran tecnología, buenas prácticas y compren productos y servicios a proveedores nacionales, en aras de promover la sustitución de importaciones y potenciar las exportaciones del país.

Y es que el reconocimiento que ha ganado Colombia por parte de los inversionistas refleja el potencial que posee su sector empresarial para la inversión productiva; tanto en nuevos proyectos de diferentes industrias, como en el fortalecimiento de los negocios existentes. Por esta razón, y no menos importante, las zonas francas se han convertido en un instrumento para la promoción y desarrollo de la productividad, la inversión y la generación de empleo, ofreciendo ventajas competitivas a las diferentes cadenas globales de valor.

Así mismo, hoy existen otros beneficios adicionales que ofrece el régimen franco al empresariado; entre ellos el cambio incorporado en la Ley 1819 de 2016 en la Reforma Tributaria Estructural, que modificó el artículo 240-1 del Estatuto Tributario, haciendo referencia a la tarifa única de renta de los usuarios industriales de las zonas francas a partir del primero de enero de 2017, y en el que dicha tarifa será del 20% y mantendrá a los usuarios comerciales de los parques industriales con la tarifa general de renta.

A esto se suma la eliminación del impuesto sobre la renta para la equidad (CREE), que permite unificar la tributación de las zonas francas al mismo nivel de los tributos parafiscales. Lo cual implica para las empresas intensivas en mano de obra, como las del sector de tercerización de servicios, ahorros sustanciales en la carga tributaria directa hasta de un 19% sobre los impuestos de renta y complementarios en el margen neto de las compañías.

En este sentido, los ahorros aduaneros son fundamentales para mejorar la competitividad local y proyectar a las firmas ubicadas dentro de las zonas francas a la exportación de bienes y de servicios, lo que hoy además, es el reto para los nuevos parques industriales a raíz de este cambio normativo.

Con el nuevo Decreto de Zonas Francas se vislumbran amplias oportunidades para el sector, pero también varios retos de cara a brindar procesos óptimos, claros y de vanguardia que permitan el fortalecimiento de la industria, recortando los tiempos de acceso a los mercados con el propósito que los inversionistas nacionales y extranjeros continúen dirigiendo la mirada hacia nuestro país como un epicentro de negocios.

En Colombia, el Grupo Zona Franca Bogotá (ZFB), líder en la identificación de oportunidades de negocio y soluciones que incrementan la competitividad de las empresas, contribuye al crecimiento de la economía del país mediante la administración, desarrollo y promoción de operaciones de comercio exterior.

Actualmente, ZFB presta su servicio de operación a 35 zonas francas (28 especiales y 7 permanentes) y ofrece servicios de construcción de infraestructura a la medida (built to suit), bodegas en arriendo o venta y urbanismo de zonas francas.

Igualmente, la compañía ha desarrollado el primer parque de tecnología y servicios ZF Towers, en el cual se encuentran alojadas 32 empresas de BPO, ITO, KPO, CSC y Data Centers que ofrecen sus servicios desde la zona franca para Colombia y el exterior.

De esta manera, el país se enfrenta a nuevos retos encaminados a incrementar las exportaciones, promover el empleo, consolidar la paz y asegurar un crecimiento económico que le impida caer en indicadores negativos. Para ello, las zonas francas se convierten en una importante plataforma para retener la inversión nacional, atraer inversión extranjera, incrementar las exportaciones de bienes y servicios, generar nuevos encadenamientos productivos y en definitiva, potenciar el desarrollo del país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s