Reforma tributaria: una necesidad para el gobierno y las empresas

Publicado en Business Mail Mayo 2016, disponible aquí 


Por Luis Orlando Sánchez, Gerente Senior del Servicio de Impuestos Internacionales de EY y Presidente del Comité Tributario y Financiero de AmCham Colombia.

La reforma estructural de los impuestos en Colombia tiene la difícil tarea de aliviar el déficit fiscal, simplificar el régimen tributario para las empresas y acercar al país a los estándares de la OCDE.

Si algo parece ineludible durante el 2016 es una nueva reforma tributaria. Aunque ya es costumbre que en promedio cada 18 meses existan reformas tributarias en Colombia, la que se vislumbra para este año tiene ingredientes muy especiales.

En primer lugar, está precedida de un estudio adelantado durante cerca de un año por la Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad Tributaria (CEECT) designada por el gobierno, que ha dado sus recomendaciones para llevar a cabo una reforma estructural del sistema tributario. Igualmente, la reforma se enmarca dentro del proceso de Colombia para ser miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE, por su sigla en inglés), que ha hecho varias críticas y recomendaciones de cambio al sistema tributario colombiano.

Segundo, por parte del gobierno cada vez es mayor la necesidad de recursos adicionales. Esta situación en parte se debe a la caída en los precios del petróleo, que ha impactado de manera importante el recaudo tributario que se esperaba recibir y ha disminuido las utilidades de Ecopetrol. Por otro lado, un estudio de Bank of America Merrill Lynch Global Research estima que los costos de la implementación de lo dialogado en el proceso de paz con las FARC estarían entre un 0.8% y un 3.5% del PIB anual durante los próximos diez años.

Por último, para las empresas, el sistema tributario actual es altamente complejo, confuso, inequitativo y, si no se modifica, para el 2018 llegaría a aplicar una tarifa combinada de impuesto de renta, CREE y sobretasa de CREE del 43%; sin duda, una de las más altas del mundo.

billete 20mil.jpg
Como se observa, la coyuntura actual, sin tener en cuenta consideraciones políticas que puedan llegar a influir un proceso de reforma tributaria, es bastante compleja. En todo caso, el gobierno ha señalado que en el segundo semestre del año presentará el proyecto reforma tributaria al Congreso de la República. Aunque no se conoce el texto, parecería que en la actualidad el principal insumo del Gobierno Nacional es el informe preparado por la CEECT.

Este documento contiene algunas propuestas que podrían ser interesantes para las empresas, como establecer un solo impuesto sobre la renta, que se llamaría Impuesto a las Utilidades Empresariales, de una tarifa de entre el 30% y el 35% (la cual, sin embargo, luce alta en el ámbito de la OCDE); no contemplar un nuevo impuesto al patrimonio o riqueza, como se le ha llamado últimamente; y permitir tomar como descuento el IVA pagado en la adquisición de activos fijos. No obstante, el informe también contiene propuestas cuya implementación podría ser perjudicial específicamente para la inversión extranjera en Colombia, como el establecimiento de un gravamen a los dividendos.

De otro lado, ciertas propuestas del informe generan dudas con respecto a su aplicación y efectos. Entre estas se destaca la determinación de la base imponible del Impuesto a las Utilidades Empresariales con la utilidad contable determinada bajo las normas internacionales de contabilidad con unos cuantos ajustes, que el documento no indica concretamente. Así mismo, con la entrada en vigencia de dicho impuesto no es clara la situación de compañías que cuentan con beneficios tributarios derivados del cumplimiento de ciertos requisitos o de contratos de estabilidad jurídica. Al respecto deberían establecerse regímenes de transición que no afecten a las empresas.

El informe además contiene propuestas altamente impopulares y que pueden tener impactos negativos en la economía del país, como el aumento en la tarifa del IVA al 19%, la ampliación de la base de productos y servicios que son gravados con dicho impuesto y el mantenimiento indefinido del Gravamen a los Movimientos Financieros (GMF). Sin embargo, desafortunadamente, estas propuestas son las que parecerían ser más eficaces para solucionar el déficit de caja que se prevé para los próximos años.

Como se puede apreciar, el tema tributario estará a la orden del día en lo que resta del 2016. Por ello, el Comité Tributario y Financiero de AmCham Colombia invita a todos los afiliados a participar en las actividades que organizará para discutir, opinar y presentar posiciones, propendiendo así por tener un sistema tributario competitivo, justo y menos complejo.


De interés:
Evasión tributaria, un problema con origen en la asimetría de la información

Conéctese con nosotros
www.amchamcolombia.com.co
icone-twitter facebook-icon glyph-logo_May2016.png LinkedIn_logo_initials
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s