La lucha contra la corrupción es una forma de reconciliación

Por: Elisabeth Ungar Bleier, Directora Ejecutiva de Transparencia por Colombia
Publicado por Reconciliación Colombia

“Reconciliación Colombia”.  Dos palabras que para muchos pueden parecer contradictorias e incluso irreconciliables.  Colombia, un país que en los últimos sesenta años ha vivido uno de los conflictos internos más largos de la historia, que ha dejado millones de víctimas y cifras incalculables de pérdidas materiales; un país donde la polarización y la intolerancia han impedido lograr el pleno ejercicio y disfrute de los derechos sociales, políticos y económicos de todos los ciudadanos;  un país donde no se reconoce a quienes piensan diferente por razones de credo, preferencias sexuales, género, o creencias políticas;  un país donde el interés general pareciera desvanecerse frente a los intereses particulares de unos pocos; un país donde se ha abusado del poder político y económico para apropiarse de riquezas y bienes públicos;  un país donde a muchos les da temor a expresarse libremente.  Y sobre todo, un país donde la reconciliación ha sido vista por muchos como una manifestación de debilidad, de cobardía, de sumisión y no como la posibilidad de construir entre todos un nuevo hoy y un nuevo futuro.

La reconciliación no solo es entre personas.  Tan importante como aquella, es reconciliación con nosotros mismos.   Esto significa ser capaces de quitarnos la máscara, de aceptarnos como somos, de reconocer nuestros defectos, pero también de estar dispuestos a que otros nos conozcan y nos reconozcan.   Pero también es fundamental reconciliarnos con el entorno, con la naturaleza, con lo público, que al fin y al cabo nos pertenecen a todos.

Por eso, la corrupción es uno de los mayores obstáculos para lograr la reconciliación.  Esta corroe la confianza entre los ciudadanos y entre éstos y el Estado.  Pero además es un detonante de violencia, genera inequidad, injusticia y muertes.  ¿O acaso cuando redes de personas, políticos y funcionarios corruptos se apropian de la plata de la alimentación de miles de niños causando efectos irreversibles en su desarrollo e incluso su muerte, no estamos frente a hechos que impiden la reconciliación?  ¿O cuando se manipulan títulos de tierras que pertenecían a víctimas del despojo por parte de actores armados y se les adjudican a otras personas sin el cumplimento de los requisitos, no se están reproduciendo condiciones que fueron la causa de violencia?  ¿O cuando la impunidad se convierte en el aliado de quienes destruyen el medio ambiente comprando funcionarios y amenazando a líderes, no se está generando más violencia y destrucción?  ¿O cuando se financian campañas políticas para obtener contratos, ganarse licitaciones o cuotas burocráticas, no se está capturando al Estado para beneficio particular?

La construcción de paz no va a ser posible si los colombianos no comenzamos a hacer las cosas de una manera diferente y si las víctimas del conflicto no ven cambios significativos en sus vidas.  Por esto, las decisiones e inversiones del Estado en todos los niveles, los proyectos productivos y sociales promovidos por los empresarios, los aportes de la comunidad internacional, el acompañamiento a comunidades por parte de organizaciones de la sociedad civil y las actuaciones de todos los servidores públicos deben estar enmarcados dentro de los más altos estándares de transparencia y rendición de cuentas, y sobre todo en un compromiso público de cero tolerancia a la corrupción.

La lucha contra la corrupción debe ser un objetivo central de quienes desde nuestro quehacer diario queremos contribuir a que los colombianos vean que la paz ya no es un propósito inalcanzable.  Es una forma de devolverle el sentido a lo público, de reconstruir confianzas y de demostrar que sí somos capaces de reconciliarnos.

Conéctese con nosotros
www.amchamcolombia.com.co
icone-twitter facebook-icon glyph-logo_May2016.png LinkedIn_logo_initials

De interés:
El mayor obstáculo, el peor problema

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s