La infraestructura, motor del desarrollo colombiano | Germán Vargas Lleras

Publicado en Business Mail Edición Especial 2015, disponible aquí 


El plan de inversión en infraestructura del Gobierno Nacional, de 70 billones de pesos, busca aportar determinantemente a la competitividad logística del país.

Foto: U.S. Chamber of Commerce
Foto: U.S. Chamber of Commerce

Por: Germán Vargas Lleras, Vicepresidente de la República 

Hoy Colombia tiene una gran oportunidad de cara al comercio exterior y esto se evidencia en la acelerada apertura comercial del país, producto de la suscripción de diferentes acuerdos de libre comercio, entre estos con Estados Unidos y la Unión Europea.

Estos acuerdos o tratados comerciales tienen grandes ventajas para una economía como la colombiana; la principal y tal vez más evidente es el aumento significativo en las exportaciones e importaciones del país (este último sobre todo en bienes de capital).

Otra ventaja importante tiene que ver con el aumento en la seguridad de la inversión extranjera, la cual se incrementa significativamente con la firma de estos tratados. Esto significa una mayor inversión en el país y más oportunidades de empleo, lo que en el largo plazo implica un aumento de la tasa de crecimiento económico que, finalmente, se refleja en un mayor ingreso per cápita.

Ahora bien, para poder aprovechar las ventajas que traen consigo los acuerdos de libre comercio es preciso mejorar en dos aspectos: el primero se relaciona con las capacidades logísticas y el segundo con el clima de inversión en nuestro país.

En cuanto al primero, debo mencionar que las capacidades logísticas de Colombia tienen que ver, en parte, con una adecuada infraestructura de transporte en aras de optimizar los tiempos y costos entre las principales ciudades y los puertos marítimos.

De acuerdo con lo anterior, vale la pena decir que los costos de transporte tienen una incidencia directa en las exportaciones e importaciones de una economía; por lo tanto, un país con una infraestructura adecuada que permita bajos costos de operación vehicular y menores tiempos de viaje estará mejor preparada para suplir la demanda de bienes y servicios de otros países, así como para recibir las importaciones de cara a los acuerdos de libre comercio.

El segundo aspecto tiene que ver con mejorar el clima de inversión en Colombia, medido por el Doing Business del Banco Mundial. Hemos mejorado en los últimos años en este indicador y queremos seguir haciéndolo. Con toda certeza, hoy podemos decir que Colombia es un país seguro no sólo como socio comercial, sino para que el capital extranjero y el mundo financiero coadyuven a sacar adelante los ambiciosos proyectos que en infraestructura nos hemos fijado en el Gobierno Santos. 

Las vías de cuarta generación de concesiones viales mejorarán 8 mil kilómetros de las principales autopistas del país.
Las vías de cuarta generación de concesiones viales mejorarán 8 mil kilómetros de las principales autopistas del país.

Para estar acorde con las necesidades que demanda el comercio internacional y poder ser una economía competitiva en cuanto a las exportaciones e importaciones de productos, hemos diseñado el programa de inversión en infraestructura de transporte más grande que ha tenido Colombia. Con este programa, el gobierno nacional se ha propuesto llegar a una inversión anual de 3% del PIB (1% por obra pública, 2% por concesiones): inversión que permitirá salir del rezago en infraestructura que tenemos actualmente, si nos comparamos con otros países como Chile, Perú y México, cuyas infraestructuras están mucho más desarrolladas.

Este programa de inversión es de alrededor de 70 billones de pesos, los cuales en su gran mayoría corresponden a las vías de cuarta generación de concesiones viales (aproximadamente 50 billones de pesos), con las cuales le apostamos a la construcción y la rehabilitación de aproximadamente ocho mil kilómetros de las principales autopistas en toda Colombia. Los otros 20 billones de pesos en inversión son para construir y mejorar las vías nacionales que no están concesionadas (obra pública), rehabilitar los ferrocarriles, mejorar los aeropuertos y puertos y para la navegabilidad del Río Magdalena.

Los beneficios que trae el programa de Autopistas de Cuarta Generación incluyen los ahorros significativos en los tiempos de viaje, reduciéndolos en un 30%, y una disminución en los costos de operación vehicular en 20%. Sin embargo, esto sólo se refiere a las carreteras; si sumamos lo que se está haciendo en el Río Magdalena y en los ferrocarriles el ahorro es mucho mayor en tiempos y en costos para movilizar carga desde el centro de país hasta el Caribe.

Lo anterior implica una mejora sustancial en la cadena logística, logrando una infraestructura de transporte multimodal acorde con las necesidades colombianas, la cual dará un gran impulso a las relaciones comerciales con otros países y, por ende, crecimiento económico sostenido en el largo plazo.

Ésta apuesta que estamos haciendo desde el Gobierno Nacional ha logrado mejorar el clima de inversión extranjera en el país, trayendo consigo un mayor número de inversionistas internacionales quienes ven en Colombia un país con grandes oportunidades para su portafolio de negocios en el mediano y largo plazo.

Relacionado
Business Mail Edición Especial 2015 | Facilitación del comercio: vía para el desarrollo y la competitividad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s