Diseño, implementación y ejecución de un sistema de cumplimiento

Estos son algunos principios que deberían orientar el proceso en las empresas.
Por: Daniel Rodríguez Bravo, Socio de Rodríguez-Azuero Contexto Legal Abogados.
Publicado en Business Mail Septiembre 2015, disponible aquí 

El éxito de una administración se mide, típicamente y en buena medida, por la capacidad de cumplir los objetivos y metas trazados por los accionistas, la junta directiva y la propia administración, por lo que es esencial que todos ellos dediquen muy buena parte de sus esfuerzos a cumplir ese objetivo.

Sin embargo, independientemente del tipo de negocio que desarrollen y sin importar el sector económico al que pertenezcan, ni su origen ni tamaño, todas las empresas están expuestas a numerosos y diversos riesgos en el desarrollo de sus actividades. La ocurrencia de estos riesgos, al menos en algunos casos como los de lavado de activos, financiación del terrorismo y corrupción, suelen ser ruinosos para las compañías y tremendamente perjudiciales para los accionistas, socios, empleados, financiadores y, en general, para todos los grupos de interés que giran en torno a la empresa afectada.  Por lo demás como lo señala Asobancaria en su reciente publicación “Semana Económica”, según cálculos de la UIAF (Unidad de Investigación y Análisis Financiero), ´al combatir estos flagelos los beneficios para la economía serían enormes y tendría como consecuencia que el tamaño de la industria podría crecer en 23.7 billones de pesos; el ingreso de los hogares se podría incrementar en 23 billones de pesos; se generarían 1.4 millones de empleos y el gobierno podría invertir 22 billones de pesos’”.

Con base en lo anterior, es absolutamente necesario que todas las organizaciones dediquen algunos esfuerzos a identificar dichos riesgos, mitigarlos, eliminarlos o cubrirlos pero, y esto es lo que quisiera rescatar, sin perder de vista en ningún momento el fin último de la empresa, que es cumplir sus objetivos misionales.

Por ello y para ello, quisiera presentar algunas ideas que deberían orientar sin excepción el trabajo de las administraciones y los asesores en la importante labor de diseñar, implementar y aplicar los sistemas de cumplimiento en las empresas. Con ello no pretendemos abarcar todos los puntos centrales y, en efecto, nos hemos limitado a unos cuantos que constituyen en la práctica, una reacción frente a algunos errores o enfoques equivocados comunes de sistemas que hemos tenido la oportunidad de revisar en grupos y compañías muy importantes del país.

Contribución efectiva al éxito del negocio

Creo firmemente que los sistemas de administración de riesgos deben implementarse para lograr identificar el mayor número de riesgos de la empresa, para tomar con ello las decisiones para mitigarlos, eliminarlos o cubrirlos, en la medida que ello contribuya al mayor éxito del negocio.  En otras palabras, cualquier esfuerzo o inversión ligados con la puesta en marcha de las medidas mencionadas del sistema de cumplimiento que no contribuyan al éxito y beneficio mismo del negocio deberían evitarse, en principio.

Menos es más

Contrario a lo que muchos sostienen, salvo algunas excepciones, los estándares que deben usarse para el diseño e implementación de los sistemas de cumplimiento deben ser los mínimos y no los más altos, pues estándares más ácidos o exigentes que aquellos requeridos tienen usualmente nefastas consecuencias comerciales y de mercado que, comúnmente, afectan de forma seria, profunda y sin saberlo, a las áreas de ventas y el negocio en general.

Cumplimiento integrado

Considerando que las áreas de cumplimiento en las organizaciones involucran diversos tipos de riesgos como el riesgo asociado a los delitos de lavado de activos, financiación del terrorismo y corrupción, es recomendable que estos sistemas se mantengan integrados y cuidadosamente coordinados entre sí, pues de lo contrario se generan ineficiencias, cargas operativas y costos innecesarios.

Actualización constante

Los sistemas de administración de riesgos y sus elementos deben ser revisados y monitoreados constantemente, atendiendo entre otros los cambios que sufren los delitos en términos de tipologías, señales de alerta y normativa.

Amplia envergadura

La normativa vigente relacionada con ciertos riesgos como el lavado de activos, la financiación del terrorismo, la corrupción y las infracciones al FATCA (Foreign Account Tax Compliance Act) es cada vez más estricta y de manera paulatina está abarcando todos los sectores económicos del país, dado que las autoridades están conscientes de que las organizaciones criminales van rotando de sector económico en sector económico y de que estos tipos de delitos son muy dinámicos.  Por ello, el sistema debe ser integral en los grupos empresariales y abarcar todos sus flancos y líneas de negocios.

Autenticidad y especificidad

Es altamente peligroso e inconveniente intentar copiar un sistema de administración de riesgos. Esta es una práctica que con cierta frecuencia vemos en el país por parte de compañías que, para cumplir políticas globales de los grupos a los que pertenecen, copian y pegan documentos y políticas sin entender bien los alcances, en ocasiones perversos, de dicha decisión. Ni hablar de quienes pretenden hacer lo mismos pero tomándolo de un competidor o un jugador ajeno en el mercado.  Es por ello que corresponde a cada compañía implementar su propio y auténtico sistema de administración de riesgos, con fundamento en su realidad económica, empresarial y social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s