Colombia: un competidor global que debe elevar su productividad con miras a la paz

Durante su visita al país, el profesor de Harvard Business School Richard Vietor señaló que a pesar del favorable crecimiento económico de Colombia, los sectores público y privado deben superar conjuntamente los bajos índices de productividad, lo que a su vez promoverá una paz sostenible.
Por: Comunicaciones AmCham Colombia
@AmChamCol

Con un índice anual de 4.7%, Colombia es el lugar con mayor crecimiento económico en América Latina. Sin embargo, el país debe mejorar la baja productividad que ha presentado durante la última década. Para ello, problemáticas como la violencia, la informalidad, el déficit educativo, la corrupción y las deficiencias en la infraestructura deben ser resueltas definitivamente a través de un trabajo conjunto entre el Estado y el sector empresarial, lo que a su vez aportará al objetivo de   una paz duradera y sostenible Así lo señaló Richard Vietor, profesor de administración de empresas de Harvard Business School y experto en economía política global, durante su conferencia “El futuro de la competencia global: oportunidades para Colombia”, organizada en Bogotá el pasado 31 de agosto por la Universidad de Harvard con apoyo de la Cámara de Comercio Colombo Americana –AmCham Colombia-.

De acuerdo con Vietor, a medida que el mundo se ha globalizado, los países han desarrollado estrategias para competir por los mercados, las exportaciones, la inversión extranjera, la tecnología y el acceso a recursos naturales que eleven su nivel de vida y fomenten el crecimiento y desarrollo. Por ello, es importante que el gobierno colombiano cree un clima que promueva la rentabilidad del sector empresarial e impulse el desarrollo económico de la nación.

“En el caso colombiano, el presidente Santos es consciente de las dificultades que enfrenta el país y ha puesto en marcha nuevas políticas para mitigarlas. Estas iniciativas se han enfocado en las negociaciones de paz con las FARC. De lograrse este acuerdo, no sólo se pondría fin a una lucha de 50 años, sino que se generaría un impacto significativo en la productividad”, afirmó.

Cuellos de botella y avances del desarrollo socio-económico

El conflicto armado no ha sido la única lucha del país que ha obstaculizado el desarrollo. Según el análisis del profesor Vietor, los empresarios consideran la corrupción como un desafío mayor para la realización de negocios en el país, la delincuencia y las acciones terroristas imponen grandes costos a sus compañías, los reglamentos tributarios son cada vez más complejos y el acceso inadecuado a la financiación sigue obstruyendo el crecimiento del PIB. Además, se estima que el 60% de los colombianos son empleados en el sector informal, lo cual aumenta la evasión de impuestos, obstaculiza la asignación eficiente de los beneficios sociales y aumenta la desigualdad, según afirmó el académico.

Ahora bien, la infraestructura y la educación serían los desafíos más inaplazables del gobierno colombiano si se tiene en cuenta que representan los temas que más le están restando competitividad y productividad a la nación. En palabras del profesor de Harvard, “la decisión menos costosa políticamente cuando se tiene que recortar el presupuesto es la infraestructura. Sin embargo, en Colombia ésta es una de las más deficientes alrededor del mundo, en gran parte por la geografía problemática del país y una larga historia de subinversión”.

Caso similar sucede con el sistema educativo, que aunque tiene amplia cobertura presenta problemas en términos de calidad: “Colombia tiene una tasa de matrícula del 84% para la escuela primaria y el 74% para la secundaria. Sin embargo, sólo el 45% de los estudiantes continúa sus estudios avanzados. Además, existe un desequilibrio entre las necesidades del sector privado y la oferta de mano de obra calificada y especialistas técnicos”, puntualizó Vietor.

IMG_20150831_200930060
Profesor Richard Vietor y Camilo Reyes, Director Ejecutivo de AmCham Colombia, durante la conferencia.

En referencia a los avances que ha presentado Colombia, el experto destaca las positivas condiciones macroeconómicas que ha tenido el país en los últimos periodos: “a diferencia de muchos de sus vecinos, Colombia no sólo logró el control de la inflación, sino que además ocupó el puesto 66 dentro de 144 países en el Ranking Mundial de Competitividad. En 2014, el déficit por cuenta corriente del país fue financiado por inversiones directas y de cartera extranjera sólida, sobre todo en las industrias del petróleo y la minería, por lo que, según el Banco Mundial, Colombia fue uno de los mejores países del mundo en lo que se refiere a la protección de inversionistas. Actualmente, ocupa el puesto 34 de 189 países en la facilidad para hacer negocios, una muy buena puntuación si se tiene en cuenta que en 2007 se ubicaba en el lugar 79”.

En el ámbito empresarial, durante la última década el banco de desarrollo público más grande de Colombia, Bancoldex, pasó de dar prioridad a los préstamos a las compañías involucradas en el comercio internacional a beneficiar a las pequeñas y medianas empresas. De acuerdo con Vietor, “el gobierno está haciendo un enorme esfuerzo a través de Bancoldex para cofinanciar la iniciativa empresarial basada principalmente en la financiación de proyectos de innovación como una forma de corregir las fallas del mercado, ya que los bancos comerciales no se dedican a este tipo de financiación. Además, el Estado también ha promovido la banca móvil con el fin de extender el acceso financiero a lugares remotos”.

El futuro económico de Colombia: proyecciones para la paz

En la actualidad, Colombia proyecta grandes oportunidades en materia de acceso geográfico a los puertos, libre comercio con los mercados desarrollados, apertura al comercio de América Latina y una macroeconomía estable. De ahí la importancia de las estrategias gubernamentales y el trabajo conjunto y permanente con el sector privado como impulsor del crecimiento económico y desarrollo nacional.

Por otra parte, la desigualdad es una problemática nacional urgente. Vietor señala que una encuesta reciente de Gallup en el país arrojó que menos del 5% de los consultados consideran a las FARC como el mayor problema de Colombia. “El sondeo mostró que los colombianos estaban más preocupados por el hecho de que a pesar del notable crecimiento en la economía, el gobierno del Presidente Santos había hecho muy poco para mejorar la educación, la asistencia sanitaria y la desigualdad. Una percepción que coincide con la de varios analistas, quienes advierten que el logro de una paz sostenible a largo plazo es poco probable sin la creación de una sociedad más inclusiva, más justa y menos desigual”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s