Editorial AmCham |Un aporte importante del PNUD: Guía Metodológica para la Gestión de Programas en Beneficio de las Comunidades

Por: Camilo Reyes Rodríguez, Director Ejecutivo de AmCham Colombia.
@AmChamCol
Publicado en Business Mail Agosto 2015, disponible aquí 

La Organización de las Naciones Unidas, por medio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), diseñó la Guía Metodológica para la Gestión de Programas en Beneficio de las Comunidades (PBC), con enfoque en el desarrollo humano y la reducción de la pobreza extrema.

La Guía es un valioso apoyo para las empresas del sector de hidrocarburos en Colombia, para las cuales existe la obligación de hacer una inversión social de acuerdo con los contratos que éstas firman con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH). Esa inversión social, representada en un PBC, debe corresponder al 1% del total del valor de la inversión contenida en el programa exploratorio y en el programa exploratorio posterior, según lo establecido para la Ronda 2014. Los términos y condiciones para los PBC fueron adoptados por medio del Anexo F de los contratos con la ANH y tiene su origen en el Decreto Ley 1760 del 2003.

Esta Guía puede también contribuir con la implementación de los proyectos de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de otros sectores. Pienso que es el caso, por ejemplo, de inversiones significativas en infraestructura y agroindustria. En estos casos no existe la obligatoriedad de la inversión, pero la atención a la comunidad es un requisito ético y estratégico. La RSE se basa en un conjunto de valores y principios que comprometen a la empresa con la sociedad en general, con la comunidad con la que trabaja e interactúa y con la sustentabilidad, que implica la preservación de los recursos naturales y del medio ambiente.

La Guía del PNUD se construye a partir de procesos participativos, con atención en políticas de género y realidades étnicas y ambientales de las regiones que se beneficiarán de los PBC. Establece tres fases que a su vez implican nueve pasos concretos. Las fases son 1) conociendo el territorio 2) transformando las condiciones de vida de las comunidades y 3) aprendiendo y mejorando.

Ahora bien, cada una de estas fases contempla un trabajo puntual para cumplir con tres objetivos. En la fase 1 se deben contestar las preguntas ¿Qué sabemos? ¿Cómo estamos? y ¿Qué debemos hacer? En la fase 2 se debe contestar ¿Cuál es la mejor alternativa? Y se debe estructurar la idea, formularla y aprobar el PBC. El último paso de esta fase es socializar y ejecutar el PBC. La fase 3 implica cumplir con tres procesos: hacer seguimiento participativo, completar una evaluación y recopilar lecciones aprendidas y buenas prácticas.

La Guía tiene un desarrollo completo y preciso, que no alcanzo a cubrir en este artículo, e incluye entre otras cosas una “caja de herramientas” y “resultados esperados” para cada fase. Les aseguro que vale la pena. Ustedes pueden encontrarla aquí.

Estoy convencido de que el futuro de nuestro país y la construcción de un periodo que con orgullo los colombianos podamos llamar “postconflicto” va a depender en parte de la transparencia y eficiencia con que los PBC y otros programas de responsabilidad social se lleven a cabo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s